Mis comienzos en la informatica

Mis comienzos en la informatica

La informática me ha llamado la atención desde pequeño, desde aquella clase en el cole en la que nos sentaron por primera vez delante de un ordenador, en grupos de tres alumnos.
Teníamos que jugar a un juego que consistía en un laberinto en el que para avanzar había que responder correctamente a unas preguntas.
A partir de ese momento quise tener un ordenador.

 

Mi primer ordenador.

Mi primer ordenador lo compré con 16 años, trabajando los fines de semana en un bar mientras estudiaba en el instituto. Pedí presupuesto a medida, pieza por pieza, aconsejado por amigos que ya tenían ordenador y aconsejado también por el informático de la tienda donde definitivamente lo compré. Con un flamante microprocesador AMD K6 II 600Mhz, 256 MB de memoria RAM, tarjeta gráfica de 32 MB, regrabadora CD/DVD… era uno de los mejores ordenadores del momento.
Recuerdo perfectamente cuando me lo trajeron a casa, se retrasaron un poco y tuve que pedir media hora más de descanso en el trabajo. Cuando terminé de trabajar fui directamente a casa a probarlo.
Fue una sensación indescriptible cuando pulsé por primera vez el botón de encendido y arrancó el Windows 98. Desde aquél entonces no me he separado de un ordenador.

 

Mi primera conexión a internet.

A través de una revista informática conseguí una conexión a internet de CD de Wanadoo. Compré un módem de 56K de la época y llamé a un amigo para que me ayudara a conectarlo. Tuvimos que instalar un cable de 10 metros de línea telefónica porque el teléfono de mi casa estaba en la planta de abajo. Después de casi una hora, empalmes de cable, configuración de conexión… Por fin tenía internet en casa!!!

Rápidamente me dispuse a instalar Messenger y navegar por sitios recomendados por las revistas que tenía.

Un nuevo mundo se abrió ante mí y comencé a aprender más sobre la informática, tarea que sigo haciendo día a día.

El paso definitivo que me llevó a querer dedicarme a la informática fue cuando se me colgó Windows 98 y, tras mucho investigar, logré arreglarlo. Esa sensación que me recorre todo el cuerpo sigo sintiéndola cada vez que monto o reparo un ordenador.

 

 

Mis comienzos en la informatica – Javier Jiménez